15/7/09

CASI MIL COSAS POR LAS QUE LLORAR

Somos la generación sin nombre.
Sin nombre, sin trabajo, sin futuro. Sin ideales políticos o estéticos, sin playa debajo del asfalto, sin revolución, sin transición. Sinrazón, sinvergüenza, sinsabor siquiera. Sin ton ni son.

Pero no es dramático, esto no es tan trágico. Esto no es un drama, no: te diré mil cosas por las que llorar.


El maestro de ceremonias está elaborando una lista de mil razones por las que llorar. No sabemos si esto supondrá nuestra salvación o el advenimiento del segundo diluvio universal, si moriremos llorando de risa o de pena. De momento, en su blog hay reunidas 303 cosas por las que llorar. Rebélate contra cosas tan terribles como jar jar binks, la baticao o los nicks del messenger. Sufre con nosotros, por no poder ser más valientes, por otra playa más que desaparece, o last but no least, por la simpatía artificial.


Entra en pornohablarte, y colabora para llegar a las 1000 cosas por las que llorar, para que J. pueda enviárselas a Nacho Vegas, que sea consciente de su repercusión mediática y se suicide. Con esto harán 1001.Con lo cual culminaremos la obra maestra con la que pasaremos a la historia, si no por capaces, al menos por cínicos.


6 comentarios:

Facundo. dijo...

Ya dio muchas razones por las que llorar Oliverio Girondo...

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando.
Festejar los cumpleaños familiares, llorando.
Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo...
si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Me gusta tu espacio... saludos.

J dijo...

Supongo que ese J. es J. "Planeta", porque a mí hace meses que Nacho no me dirige la palabra.

fernanda ARce. dijo...

Preciosa¡¡ gracias gracias por todo, por seguirme por tener la delicadeza de ocupar tu tiempo en lo que hago, por que por algo lo hago sea poco o mucho lo que obtenga, el punto es que lo obtengo. y esta entrada la lei completita, me gusta mucho la generacion del SIn. yo soy de ellas sin duda, estamos regidos por una sin corriente, pero corriente alfin.
un beso un abrazo y estas en mis links recomendados¡

TE SIGO.

ordago13 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ordago13 dijo...

tremendo blog muy currado todo lo que cuentas super original...
Se puede llorar hasta por cosas felices

Has ganado un seguidor¡¡¡

_Marta dijo...

¿Suicidarse? ¿Quién? no entiendo.